portada-01-01
logos-02-02
portada-01-01
logos-02-02

Entrevista para la ETSIDI

Parece que el cartón está de moda: ¡nos han hecho otra entrevista! Esta vez ha sido para unos estudiantes de la ETSIDI, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la Universidad Politécnica de Madrid.

Y es que, de repente, un viernes por la mañana, el pequeño estudio de CartonAGE se llenó de gente hasta los topes para acoger a estos cuatro alumnos que estuvieron charlando con Almudena y Mónica, las fundadoras de la empresa. Una conversación de la más agradable, cercana y divertida que dio como resultado esta fantástica entrevista que han compartido con nosotros y que dejamos a continuación para dar a conocer un poquitos más las entrañas de CartonAGE.

¡Gracias Nikolas, Adrián, Antonio y Daniel por dejarnos publicarla y por haberos interesado por CartonAGE!


Conociendo a CartonAge: Pioneras del diseño renovable.

CartonAge es una marca creada por tres arquitectas españolas especializada en el diseño de productos hechos de cartón. Se dedican a diseñar objetos tales como lámparas, taburetes o juguetes para niños, así como “stands” para eventos y exposiciones, y mucho más.

Llegamos a su estudio en Madrid, cerca de la Plaza Mayor, a las 11 de la mañana de un viernes, llamamos al timbre y nos abren la puerta. Tras subir tres pisos de escaleras nos encontramos en los “headquarters” de CartonAGE. Entramos en un modesto apartamento lleno de cartón donde nos sentamos a conversar con dos de las creadoras de la marca: Almudena Díez y Mónica García. Tras hablar durante 15 minutos con ellas les planteamos la primera pregunta:
¿Cómo os conocisteis?¿Trabajando, en la carrera, o fue gracias a este proyecto?
Almudena: Realmente el proyecto lo empezamos junto con otra compañera nuestra, la otra Mónica, pero ella ahora está trabajando en Barcelona en cosas de cine.
Mónica: Nos conocimos de Erasmus, Sicilia ‘92 (se miran y se ríen).
Puesto que ambas sois arquitectas, cómo es posible que vuestras carreras hayan tomado un giro tan significativo, llevándoos a decantaros por el diseño de productos reciclables. ¿Cómo surgió la idea de CartonAge?

M: Bueno, la verdad es que nos dedicamos a ambas: diseñando edificios… (se ríe) bueno, edificios, ¡ojalá!… Todo empezó durante la crisis, que no había mucho trabajo, teníamos un amigo que se compró una máquina de cortar cartón, y así comenzamos a trabajar en esto, aunque realmente la idea fue de Almudena. De todas formas buscamos maneras de compatibilizar las dos cosas.
A: Sí, sobre finales de 2014, comencé dos talleres. El primero de ellos consistía en hacer prototipos de piscinas sostenibles en las que tratamos de evitar principalmente los problemas de humedad, el cual tuvo bastante éxito. Como salió muy bien, se me ocurrió comenzar un nuevo taller con mis amigas. Justo entonces se acababa de comprar nuestro amigo la máquina de cortar cartón y a partir de ahí surgió la idea de trabajar con materiales sostenibles.
Nosotras en principio desconocíamos las propiedades del cartón, por lo que estuvimos durante un año informándonos de los distintos tipos del mismo y cómo utilizarlo mientras Trabajábamos con un productor en Torrejón de Ardoz. Así aprendimos del material, de los métodos de producción y ya comenzamos nosotras CartonAge.
Con los años también nos hemos dado cuenta de que trabajar con el cartón nos permite prototipar mucho más rápido todas las ideas que se nos pasan por la cabeza.
M: Sí, la diferencia entre la arquitectura y el diseño con cartón es que esto que hacemos es prácticamente inmediato, en arquitectura te dicen dos semanas y pueden llegar a tardar cuatro.
Con la amplia variedad de materiales existentes en el mercado actual, ¿qué fue lo que os llevó a elegir el cartón?
A: La máquina que teníamos permitía cortar muchos materiales: cartón, foam… Probamos muchos en un principio, pero sin lugar a duda, desde el primer momento el cartón nos permitía meternos en el ciclo de la sostenibilidad. Además cada vez que asistimos o participamos en ferias nos damos cuenta de la cantidad de materiales que se utilizan para eventos que no llegan a durar más de dos o tres días: estructuras de metal, hormigón y demás que después no son reutilizadas para nada, sino que las tiran a la basura.
Los “stands” que hacemos nosotros, sin embargo, están hechos en su totalidad de cartón, el cual, tras su utilización, se puede tirar sin ningún problema.
Obviamente vuestros productos se reciclan, pero ¿el cartón que utilizáis para estos ha sido ya reciclado?
Siempre, el cartón con el que nosotras trabajamos está compuesto de un 80% de parte reciclada y un 20% de fibra virgen que es lo que le da un poco más de resistencia al material.
¿Qué técnicas de fabricación utilizáis para vuestros productos, os aprovecháis de servicios de terceros, u os encargáis de toda la producción vosotras mismas?
En los inicios únicamente contábamos con una sola máquina pero ahora enviamos nuestros diseños a fábricas que se dedican a cortar y trabajar con moldes, específicamente con materiales reciclables. Pero antes de enviar nuestros diseños a fabricación nosotras mismas hacemos prototipos para hacernos una idea de cómo quedaría utilizando cualquier tipo de cartón que tengamos a mano. Una vez enviado, de un día para otro lo podemos tener aquí.
En cuanto a la impresión cada vez realizamos menos ya que esto duplica el precio de nuestros productos y realmente no es necesario. Además, algunas técnicas de impresión no son necesariamente sostenibles, como los vinilos por ejemplo.
¿Están disponibles vuestros productos en el extranjero?
Hace poco colaboramos con una empresa de automoción de Burgos quienes acuden a ferias por todo el mundo. Una de las últimas ferias a las que fueron se celebró en Munich y, como nos conocían y sabían sobre nuestra idea de sostenibilidad, se pusieron en contacto con nosotras en busca de productos fáciles de transportar y de montar, que además pudiesen llevarse a Alemania sin que luego existiesen problemas de que se quedasen allí. Ahora quieren contar con nosotros para las próximas ferias que vayan a acudir en Estados Unidos.
¿Qué rango de precios cubren vuestros productos? ¿De qué depende?
  
Lo que más valoramos nosotras es la parte del diseño, las horas que hayamos empleado en él, a eso hay que añadirle los costes de producción, el tipo de cartón empleado y los costes de impresión, en caso de que la tenga. Por ejemplo, nuestro diseño del taburete portátil, que es algo sencillo tiene un coste de 12 euros. Sin embargo, las lámparas cuentan con un diseño más elaborado, al llevar una bombilla led, por lo que son un poco más caras. Por supuesto, si aumentamos la producción de alguno de nuestros productos, al producir al por mayor, nos cuesta menos y disminuye el precio en el mercado. Pero hasta hora nuestra producción se ha basado en pequeñas cantidades. En el caso de la tienda Globefeel nos piden bastantes maletines de cartón para su tienda a modo de bolsa, por lo que tenemos un molde con el que las producimos de manera mucho más eficiente.
Hemos observado que habéis participado en la novena gala contra el cáncer organizada por la fundación Cris, ¿fuisteis vosotras las que os pusisteis en contacto con la organización o fue al revés?
Conocíamos a miembros de la fundación por lo que les propusimos realizar algún tipo de colaboración sin ningún tipo de beneficio económico con respecto al diseño, los gastos de producción si fueron cubiertos por Cris, por lo que buscamos trabajar con el cartón más económico posible ya que el objetivo de la gala era recaudar fondos para la investigación contra el cáncer.
¿La participación en exposiciones es vuestra principal herramienta publicitaria?
M: Sí, bueno, siempre que vamos a alguna exposición o algo por el estilo – aunque no participemos – repartimos tarjetas y demás.
A: Solemos ir a muchos eventos, somos muy activas en ese sentido. Hace poco, de hecho, colaboramos con otra ONG en el colegio Maravillas, donde montamos unos “Food Trucks” a escala desde los cuales los niños vendían comida y todos los ingresos de estas ventas iban para la ONG.
M: Sí, de hecho los decoraron superguay, pintados con brocha y tal.
A: Quedó muy bonito.
¿Cuál de vuestros productos es el que más éxito tiene?
La verdad que no tenemos ningún producto estrella ya que nuestra idea es siempre buscar productos distintos e innovadores que nos hagan diferenciarnos ante los demás competidores. Somos nosotras las que tratamos de evitar que exista un producto destacado, ya que no queremos ser conocidas sólo por ese producto, nos podría llevar a estancarnos.
De esta manera siempre buscamos innovar y tratar de crear productos más personalizados y que se adapten a los gustos y necesidades del cliente.
¿A la hora de comercializar vuestros productos tenéis un catálogo fijo o trabajáis por encargo? ¿Cuál es el proyecto más complicado que os han planteado?
A: Nos gusta que nuestros productos sean distintos para cada cliente, entonces la creatividad aquí es clave. Realmente estamos abiertos a cualquier propuesta de nuestros clientes, incluso ha habido algunas que nos han resultado tan interesantes que las hemos incorporado a nuestro catálogo.
M: Quizás el proyecto más complicado que nos han planteado fue un laberinto itinerante de grandes dimensiones para niños. Ahí fallamos un poco, porque había que montarlo y desmontarlo muchas veces y en muy poco tiempo. Además, el cliente tenía muy poco dinero y no pudimos utilizar un cartón muy resistente. Tuvimos que trabajar superponiendo láminas de cartón de menor grosor y a su vez conseguir que el laberinto pudiese montarse y desmontarse en poco tiempo.
A: Nos solemos adaptar a las restricciones de presupuesto que puede tener nuestro cliente.
M: Claro, pero con este proyecto falló, teníamos que haberles dicho que con el tipo de cartón que nos pedían no era aconsejable hacerlo.
A: Al final aguantó, pero así aprendimos que les habíamos hecho mucho caso en el tema presupuestario y había que decirles: “Lo que necesitáis se tiene que hacer con este cartón sí o sí.”
M: Sabíamos que no era prudente utilizar ese tipo de cartón, pero también nos gustaba, era un proyecto muy bonito y suponía un desafío para nosotras.
¿Cuántas personas forman vuestro equipo, y cuál es la función de cada uno?
A: La verdad que depende del trabajo que tengamos que hacer. A veces contratamos servicios de terceros o nos ayuda algún amigo, pero el equipo lo formamos nosotras dos y, bueno, hasta hace poco, nuestra amiga que está ahora en Barcelona.
M: Sí, realmente dependiendo el encargo vemos el equipo que nos hace falta, de los amigos también se tira mucho. De hecho la primera chica que estuvo con nosotros haciendo sus prácticas de empresa, cuando salió también contactamos con ella para que nos hiciera cosas, porque, aunque ya no trabajaba para nosotros, si tenía tiempo nos podía ayudar.
¿Ofrecéis algún programa para estudiantes? ¿En qué consiste?
La primera persona que contactó con nosotros para hacer sus prácticas fue Ana, una compañera vuestra de la facultad. Desde entonces ha contactado con nosotros en varias ocasiones un profesor de la escuela con el mismo fin. Realmente las personas que han estado trabajando con nosotros han podido poner en práctica los conocimientos aprendidos en la escuela, un privilegio del que pocos estudiantes gozan antes de terminar la carrera. También han contribuido con ideas suyas a nuestros proyectos que nos han ayudado mucho. Por ejemplo, una de vuestras compañeras que está realizando ahora las prácticas con nosotros nos está ayudando con aspectos de diseño, pero también mucho con la página web.
Ya nuestra última pregunta: ¿Qué futuro le véis a CartonAge?
M: (Bromeando) Ya de presidentas, ¿no? (se ríe) en un edificio de cartón controlándolo todo desde lo más alto.
A: Ja, ja… sí, bueno, yo creo que seguimos en ello porque nos ilusiona, y le vemos mucho recorrido.
M: Sólo con la excusa de seguir trabajando juntas… (se miran y se vuelven a reír)
Bueno, pues muchas gracias por la entrevista…
A: A vosotros, chicos, mucha suerte con la carrera.

Autores: Nikolas Barrera Parisakis, Adrián Brito y Guerrero de Escalante, Antonio Díaz Mota y Daniel Barrena González
Fotografía: Nikolas Barrera Parisakis.

Leave a Comment